1 de agosto de 2013

Rajoy comparece



“Me equivoqué, lo lamento, pero fue así”. Con estas palabras, Rajoy pone fin al caso Bárcenas. Se confió en el ex tesorero y les salió rana, nadie encontró sospechoso que hubiera acumulado una fortuna en paraísos fiscales. Hasta aquí las explicaciones sobre el ex tesorero y ex senador. Ni una mención a la presunta financiación irregular del PP. Cuando se descubrió el asunto, no se hicieron investigaciones porque la caquita olía a complot, “todo era una cacería” contra el Partido Popular.
Quede claro que el parlamento no es una "comisaría" y que todas las sospechas y acusaciones hechas al partido son "calumnias", "infundios", "mentiras”, “insinuaciones”, “medias verdades” (fin de la cita).