20 de agosto de 2013

La nueva derecha

La crisis que vivimos destruye el modelo social, derrumba valores, finiquita los derechos y libertades del individuo. En un estado social se produce la intervención pública en la economía, el mercado está vinculado a su función social y se defienden los derechos universales: educación, sanidad, pensiones…, el diálogo social y la progresividad fiscal.
La nueva derecha que nace de esta crisis desarrolla una dramática política antisocial, no da respuesta a las necesidades de los trabajadores y de los desfavorecidos, es agresiva en sus métodos de dominio y de explotación de la clase obrera frente a las grandes corporaciones y olvida a los partidos de izquierda y a los sindicatos. Armada con el poder que le concede el miedo, ejerce el debilitamiento y la destrucción de la clase media.
La mayoría absoluta de Rajoy es un insulto a la democracia, un rodillo que tritura con su prepotencia y sus mentiras y toma a los ciudadanos por siervos imbéciles, incapaces de discernir la verdad por sus propios medios.
El Parlamento muestra una crisis de valores que asusta con sus discursos reaccionarios, populistas, hipócritas y ramplones. No se advierte el menor respeto por la oposición ni por el pluralismo. La catadura misérrima de los diputados del PP queda patente en cada discurso que niega la corrupción, que se escuda en la herencia recibida, en el “y tú más”. Las actuaciones del PP aniquilan la imagen de España en el mundo, causan estragos en la sociedad española, que asiste atónita a un espectáculo bochornoso de impunidad, de mangoneo de las instancias judiciales, de cuentas secretas, de cinismo desatado…
No hablo de un país bananero, hablo de España, de la necesidad urgente de recobrar la decencia moral.