18 de julio de 2013

Y nos quejamos nosotros

 

Uno de cada tres japoneses está contratado temporalmente en la empresa para la que trabaja. Esta situación impone una forma de vida lamentable y obliga a miles de personas a malvivir alquilando salas de 4 metros cuadrados en cibercafés, ya que con su salario no pueden permitirse afrontar el pago del alquiler de un apartamento.