15 de julio de 2013

Ojalá me equivoque

Quienes esperan que “ocurra” algo hoy con la declaración (o el silencio) de Bárcenas sufrirán una decepción. Los sobresueldos en negro son, a lo sumo, una falta administrativa, el cohecho es muy difícil de probar y la mayoría de los casos que se investigan ya han prescrito. Así que olvídense de la caída del Gobierno, de ver a Rajoy saliendo de la Moncloa por la puerta de atrás y de otras fantasías poco probables. Todo seguirá igual. Aunque ojalá me equivoque.