10 de julio de 2013

Habla, Mariano


Sabemos por los papeles de Bárcenas que el presidente Rajoy pudo haber cobrado de forma indebida un dinero de origen dudoso mientras formaba parte del Gobierno. De confirmarse este hecho, el presidente debe dimitir. Los hechos de los que se le acusa son ilegales y quebrantan la Ley de Incompatibilidades.
Rajoy ha negado públicamente haber recibido ese dinero, pero un político no puede mentir cuando se cuestionan sus actuaciones y, si llega a confirmarse que mintió, no debe gobernar España.
Mariano Rajoy no puede dar la callada por respuesta a unas acusaciones tan graves, que le mantienen bajo sospecha y arrinconado contra las cuerdas por el ex tesorero del PP. Ya es hora de que diga la verdad y asuma las consecuencias.