18 de junio de 2013

Pacto

Rajoy y Rubalcaba o PP y PSOE, como ustedes prefieran, se han puesto de acuerdo en algo: convertirse en los pedigüeños de Europa. No piensan en recortar el gasto público improductivo, más del 10% del PIB, para el que no han llegado recortes, sino que ha ido creciendo en plena crisis, y el objetivo es mantenerlo a todo trance.
Rajoy y Rubalcaba, o PP y PSOE, solicitarán ayuda para empleo juvenil, para las pymes y para lo que haga falta, pero la Unión Europea no se lo va a regalar. Será un préstamo, otro más, que aumentará el endeudamiento de un país en bancarrota desde hace tiempo y que servirá en realidad para mantener a los políticos y a esa caterva de empresas públicas y mangantes que viven de chuparle la sangre al Estado, es decir, a los españoles.
¿Por qué no se establece un acuerdo urgente para paliar la pobreza y el hambre de los niños? ¿No se les cae la cara de vergüenza a nuestros políticos sabiendo que hay miles de personas que viven en situaciones límite de pobreza y necesidad? ¿Acaso les da igual que la gente se suicide porque ya no puede vivir? ¿Por qué no piden a la UE un plan de ayuda alimentario que satisfaga las necesidades básicas de quienes ya no pueden ni comer? ¿Por qué no se toman medidas radicales contra la legión de corruptos que esquilman nuestro dinero con total impunidad? ¿Por qué Bruselas no impone como condición para cualquier ayuda al Estado español una limpieza exhaustiva de parásitos? ¿Por qué los ciudadanos hemos de mantener unos bancos inviables que deberían estar ya cerrados? ¿Por qué permitimos que todo vaya a peor sin hacer nada eficaz que nos salve?