13 de mayo de 2013

Verdad o mentira

Foto: Reuters.
El atentado de Boston, perpetrado el 15 de abril de 2013, ha sido atribuido por las autoridades estadounidenses a los hermanos Tamerlán y Dzhokar Tsarnaev. Según la versión oficial, se mató a Tamerlán y se ha arrestado a su hermano menor y cómplice, que se encuentra hospitalizado debido a las heridas causadas en su detención y solo puede expresarse mediante movimientos de cabeza. Aun así, nos dicen que ha reconocido los hechos que se le imputan a él y a su hermano.
No se ha aclarado nada sobre las circunstancias en que se produjeron la muerte de Tamerlán y la captura de Dzhokhar. Por eso algunos opinan que son un chivo expiatorio. Asesinaron sin motivo aparente y sin que nadie los viera a un policía de la universidad, luego se hicieron con un vehículo Mercedes y obligaron a su propietario a sacar de un cajero 800 dólares. Siguiendo la versión oficial, fue este hombre el que declaró a la policía que los hermanos manifestaron en su presencia ser los autores del atentado contra el Maratón de Boston.
Nadie hasta ahora ha visto al sospechoso, tampoco al testigo, solo conocemos a familiares y amigos de los jóvenes que muestran su sorpresa al conocer que están implicados en este caso.
La jueza, Marianne B. Bowler, acusa a Dzhokhar de usar de armas de destrucción masiva. La jueza estima que una olla a presión llena de pólvora y clavos es un arma de destrucción masiva.
Dutch Ruppersberger, líder demócrata de la Comisión de la Cámara de Representantes, considera que el hecho de que los hermanos Tsarnaev utilizasen un control remoto de juguete para desencadenar las explosiones de sus dos bombas, prueba que aprendieron a fabricar artefactos explosivos leyendo Inspire, la publicación electrónica firmada por al-Qaeda en la península arábiga.
La opinión pública está dividida entre los que aceptan la teoría del FBI y los que la cuestionan. Como en casos anteriores similares, tardaremos años en saber la verdad, si es que este día llega.