17 de mayo de 2013

La cosa se les pone fea

Miguel Blesa, ex inspector de Hacienda, amiguísimo de Aznar, el tipo que sustituyó por otro su BMW oficial de quinientos mil euros porque no le resultaba cómodo, el ex presidente de Caja Madrid, era trasladado ayer de los juzgados de Plaza Castilla de Madrid a la cárcel de Soto del Real. La compra del City National Bank de Florida es la operación que le conduce a la trena. Durante los 14 años en que presidió la entidad, de 1996 a 2010, se produjeron agujeros que la llevaron a la insolvencia, la guinda es su fusión con Bancaja y otras cinco entidades en Bankia. Una broma que nos ha costado a los españoles 22.424 millones de euros, el mayor rescate de la historia de España. La concesión de crédito masivo a inmigrantes, la Torre de la Ciudad Deportiva, la mayor emisión de preferentes vendida a minoristas, la financiación de grandes operaciones corporativas ruinosas o el pelotazo del ladrillo, son algunos de los “logros” de Blesa.
El titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Madrid, Elpidio José Silva Pacheco, ha decretado prisión provisional con fianza de 2,5 millones y la retirada del pasaporte para Miguel Blesa. Sus mentores políticos y los supervisores profesionales, como el Banco de España, que aprobó sus gestiones, siguen en la calle.

1 comentario:

Toy folloso dijo...

No está bien practicar la economía sumergida, pero, abordando alguna operación de cariz completamente legal ¡se le pone a uno una cara de tonto!.
Visto el ejemplo que dan....