4 de abril de 2013

La imputación de la infanta: un marrón para La Caixa



La imputación de la infanta Cristina de Borbón pone a La Caixa en una situación complicada. El grupo bancario tiene un código ético según el cual “la reputación de CaixaBank depende de la percepción que consiga generar en la sociedad, a través de la actividad desarrollada por la entidad en todos sus ámbitos de actuación, y de la conducta de sus empleados y miembros del órgano de administración”. De aplicarse la normativa interna de la entidad, la infanta, directora del Área Internacional de la Obra Social, debería cesar su actividad laboral.
Para más inri, la infanta Cristina y su marido Iñaki Urdangarin solicitaron de La Caixa un crédito hipotecario por valor de cinco millones de euros para comprar su vivienda en Barcelona, cantidad que deben abonar en un plazo de treinta años. La carencia de cuatro años que incluye la financiación ha terminado y los duques de Palma habían devuelto cerca de 1,5 millones, hasta que a principios de este año dejaron de pagar la cuota mensual. Por lo tanto, se han convertido en clientes morosos de La Caixa.
Además de imputados, ¿veremos a los duques desahuciados?