10 de abril de 2013

Cafés pendientes

Usted entra a un bar y pide al camarero que le sirva un café, se lo toma y, a la hora de pagar, no paga uno, sino dos. Al rato, llega al local una persona sin recursos y pregunta: ¿Hay algún café para mí? El camarero le servirá el café que usted dejó pagado.
La idea nació en Italia en 2010, con la Rete del Caffé Sospeso, una red cultural que se dedica, entre otras muchas iniciativas, a repartir desayunos cada 10 de diciembre (Día Internacional de los Derechos Humanos), y acaba de llegar a España. El proyecto solidario Cafés Pendientes, al que ya se han acogido cerca de 57 establecimientos, invita a realizar esta acción solidaria. Los establecimientos que deseen participar en el proyecto tendrán que imprimir un distintivo que identifique que se adhieren en la campaña. Aunque para hacerlo no hace falta ponerse en contacto con la web que promociona esta iniciativa, el creador, Gonzalo Sapiña, aconseja hacerlo para incorporarlos al mapa que está creando de todos los negocios participantes.

Más información: Cafés pendientes