19 de marzo de 2013

Insultos


Los dos insultos más graves que se le pueden decir a una persona en nuestra sociedad son: hijo de puta y cabrón. La bastardía y la cornamenta son criterios importantísimos cuando las palabras han de convertirse en agresión y el insulto es su forma más visible. A veces aplicamos solo uno, otras veces los dos, porque bajo el criterio de filiación, vienen a ser partes de un todo. El bastardo es la prueba de la cornudez del padre y lo es también de la condición de su madre.

1 comentario:

Toy folloso dijo...

Vale, pero estos mismos insultos, en Andalucía tienen un tono como jocoso, no sé....