8 de marzo de 2013

El cónclave

Publican los datos del paro y solo nos horrorizamos los parados, que vemos cómo nuestra casta aumenta: 5.965.400 personas sin empleo, según la Encuesta de Población Activa de 31 de diciembre, y aquí no se mueve nadie. Estamos entretenidos con otros asuntos de “mayor” interés: Bárcenas, Corinna, marejada PSOE-PSC, Nóos, operación de su penosa majestad, ¿renovará Mourinho?, ¿nevará el domingo?
 
Urge una reunión: los ministros de Economía y de Hacienda (la de Trabajo no, por favor) Botín, Ron, Oliu, Francisco González, Fainé, Medel, Fernández Toxo, Méndez y Rosell y un secretario que levante acta. Todos encerrados bajo llave en una habitación. De ahí no sale ni dios hasta que se encuentre una solución. Y no vale empezar hablando sobre quién tiene la culpa, ni cargarle el muerto de la austeridad y los recortes a Merkel. Lo único que sirve es encontrar las claves para que se rebaje la cifra de personas sin empleo ¡ya!
 
Los parados esperaremos ansiosos a que se alce sobre los negros nubarrones de nuestras vidas una esperanzadora fumata blanca.