8 de febrero de 2013

El Museo del Prado también en crisis

 
El Museo del Prado agoniza estrangulado por la crisis y ni la subida constante del tique de entrada le insufla aire a la víctima. En 2005 la entrada pasó de costar 3 euros a 6 y este sábado el BOE comunicó la resolución adoptada por la comisión permanente del Patronato del Museo Nacional del Prado: la entrada general costará 14 euros y la reducida 7 euros. Se mantiene la gratuidad de las dos últimas horas todos los días; domingos y festivos de 10.00 a 19.00 horas para los estudiantes entre 18 y 25 años; para los menores de 18 años; las personas con discapacidad y la persona que le acompañe; así como los visitantes en situación de desempleo. El Prado será gratis también el 19 de noviembre.
Esta es otra consecuencia de los hachazos a la cultura. La aportación que la principal pinacoteca española recibía de las cuentas públicas en el año 2003 era de un 85,7 por ciento y este año rondará el 30 por ciento, es decir, ha habido una reducción presupuestaria de casi un 50%. El director del museo, Miguel Zugaza, se manifiesta muy desanimado: “La perspectiva para el año que viene es poco esperanzadora. Hemos calculado una caída del 15% de visitantes, por la propia caída de turismo. Será un año muy difícil”. Pese a los malos augurios, los recursos propios con los que cuenta el museo: financiación por patrocinio, cesión de espacios, venta de entradas o matrículas por cursos, también las quince exposiciones temporales, de grande y pequeño formato, salvaron la papeleta el año pasado.
El artículo 44 de la Constitución defiende el derecho a la cultura de los ciudadanos y obliga a los poderes públicos a promover y tutelar el acceso a la cultura y promover la ciencia y la investigación, pero este nimio detalle a Rajoy y Cía les importa un bledo.