5 de enero de 2013

A Melchor, Gaspar y Baltasar

Queridos Reyes Magos,
Vivo en España, un país que, como bien sabrán, lleva años en caída libre por el precipicio de la crisis, por eso me animo a escribirles, aunque hace mucho tiempo que no me pongo en contacto con ustedes, entenderán que lo haga ahora por una cuestión de causa mayor.
Quiero pedirles que tengan un recuerdo muy especial con las familias de las personas que se han suicidado durante el año pasado porque las deudas y los bancos no les dejaban vivir, con quienes han perdido sus hogares víctimas de un infame desahucio, con quienes han visto emigrar a sus hijos en pos de un futuro, con los seis millones de desempleados, con los que con su pensión congelada no llegan a final de mes, con los enfermos que carecen de recursos para costearse las medicinas, con los que desearían estudiar una carrera y no pueden permitirse pagarla… Pido para todos los españoles fuerza, ilusión y cariño, no saben cuánta falta nos hacen.
Los ciudadanos de España necesitamos ánimo para superar las dificultades y dinero para poder llevar a cabo nuestros proyectos de vida, también nos urgen unos políticos nuevos, gente eficiente y capacitada, que haga planes para la reconstrucción de un país desmoronado.
Pido para los banqueros una dosis enorme de humanidad. Sean generosos con ellos, no escatimen ni un gramo. Han olvidado que recuperar la vida de las personas es mucho más importante que garantizar la devolución de sus inversiones.
Para los españoles pido unidad para luchar juntos contra las dificultades. Entiendo que a cada uno le preocupe lo suyo, pero no debemos olvidar que juntos haremos más y mejor. Si cada cual hace la guerra por su lado, no conseguiremos nada, como siempre ha sucedido.
Para los gobernantes de la nación pido que recuerden sus promesas, pido honestidad para que cumplan sus compromisos. No estaría de más que les dejasen un vídeo de su campaña electoral, de sus años en la oposición, para que no olviden que tienen una deuda pendiente con la sociedad. Para que no olviden que España somos todos y que entre todos podemos hacer muchas cosas.
Aprovecho la oportunidad para regalar a sus majestades el mejor abrazo.
María