20 de diciembre de 2012

La pregunta más tonta de sus señorías

La Asociación de Periodistas Parlamentarios otorga anualmente unos galardones en los que se premia al diputado más accesible, al más antipático o al más trabajador, también dedica el apartado “La pregunta del millón” a reconocer la cuestión más extravagante que sus señorías han planteado en el hemiciclo. Este año, las cuatro finalistas eran:
- Laia Ortiz i Castellví (Izquierda Plural) por: “En relación al libro editado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente titulado La vegetación de la Biblia… ¿Comparte el Gobierno la opinión del autor sobre que la manzana de Adán y Eva debió ser un albaricoquero, un naranjo amargo, un pomelo o un membrillero, ya que el manzano “no es originario de Palestina ni parece que exista asilvestrado en sus montes?”

-Josep Antoni Duran i Lleida (CiU) por “¿Qué medidas piensa adoptar el Gobierno con el fin de facilitar, a los músicos profesionales que viajen en avión, el traslado de sus instrumentos en la cabina de pasajeros, con el fin de evitar que su transporte en bodega pueda deteriorarlos?”

-Pere Macias i Arau (CiU) por “¿Conoce el Ministerio de Fomento las características de la colonia de las ratas que se comen los cables de señalización de ADIF en la estación de Sant Miquel de Fluvià?”

-José Luis Centella Gómez (IU): “¿Número de personas de nacionalidad China-Venezolana-Italiana-Japonesa que han muerto en territorio español en los últimos 10 años?”

Ha resultado ganadora Laia Ortiz i Castellví.
Y si a alguien lector le parece que este año sus señorías han estado sembradas de talento e ingenio a la hora de hacer preguntas extrañas, la que sigue es una selección de las mejores en los últimos años:
Joan Tardá venció en 2006 con su “¿Tiene presente la Dirección General de Política Interior que el anuncio que patrocina en catalán, si se interpreta el mensaje de signos en la lengua de signos catalana, afirma que ‘si no tienes vino puedes ir, de verdad, a tomar venganza a tu Ayuntamiento’?”
Otro nacionalista, en este caso de CiU, Josep Maldonado, se llevó el premio en 2005 por su chispa: “¿Piensa el Consejo Superior de Deportes intermediar ante la Federación Española de Natación para que las aguas vuelvan a su cauce?”
El popular Vicente Martínez Pujalte ganó en 2007 al querer saber “¿Cuál es la relación completa y nominal de altos cargos de la Administración del Estado en posesión de frigorífico y/o despensa en sus dependencias?”. Claro que Pujalte también optó al premio un año antes al querer saber “¿Qué entiende el Gobierno por quiosco de prensa”.
Eran tiempos de preguntas para el PP, en la oposición, y en 2005, la popular Alicia Castro se llevó la palma con una dolida interrogante: “¿Cuáles son los hechos objetivos en los que se basa la señora vicepresidenta para afirmar que los miembros del PP tienen el corazón emponzoñado?”