22 de diciembre de 2012

Historia de las luces de Navidad



Hoy se cumplen 130 años. El 22 de diciembre de 1882, Edward Hibberd Johnson, vicepresidente de la Edison Electric Light Company, tuvo la idea de adornar su árbol de Navidad con 80 lámparas incandescentes diseñadas por él con los colores de la bandera estadounidense: rojo, blanco y azul. El abeto era imponente y Johnson lo instaló en su casa de la neoyorquina Quinta Avenida. Se trataba de una maniobra publicitaria del amigo de Edison para demostrar que las bombillas eran un invento totalmente práctico.
Hasta entonces los árboles de Navidad se iluminaban con velas y no era una práctica aconsejable. Poner velas de cera encendidas en un árbol seco y dentro de la casa ocasionaba frecuentes incendios en los hogares y, en 1908, las compañías de seguros se negaban a pagar los daños causados por este motivo. Las luces de Navidad eléctricas eran una buena alternativa, aunque la idea no se popularizó hasta los años veinte del siglo siguiente, debido a que eran un recurso caro para la clase media.
 
Primer anuncio de bombilla navideña