Las reclamaciones, a Bruselas

El ministro de economía, Luis de Guindos responsabiliza a Bruselas de los despidos de ocho mil trabajadores y del cierre de cientos de oficinas de la banca española. Según el ministro, los empleados de bancos españoles afectados deben ir a Bruselas, a la sede de la Unión Europea, preguntar por Olli Rehn o Joaquín Almunia y pedirles explicaciones a ellos. De paso, pueden aprovechar el viaje e interesarse por cómo han llegado a esos cargos que desempeñan. Tampoco estaría de más preguntarles para qué se ha votado a los parlamentarios que nos representan en el Congreso. Si las decisiones que nos afectan en España se toman en Bruselas, es que algo no funciona bien en nuestra ¿democracia?
Ya hemos aceptado sin rechistar la subida del IVA al 21%, la supresión de la paga extra a los funcionarios y los recortes de las prestaciones sociales y de la prestación por desempleo que exigía Bruselas. Ahora se les darán 37.000 millones a los bancos arruinados y los ciudadanos habremos contraído una deuda milmillonaria, lo peor de todo es que continuarán los desahucios y no fluirá el crédito, mientras que Rato, Blesa, Olivas y demás mangantes responsables del desastre se irán de rositas. Pero esto es lo de menos.
España es esclava de Bruselas, baila al son que toca, y el gobierno del señor Rajoy ha encontrado la excusa perfecta para echar balones fuera. La culpa de todo es de Bruselas.
"Guindos responsabiliza a Bruselas de las muertes en les listas de espera de la sanidad española". Es un posible titular que tal vez leamos mañana.

Comentarios