El suicidio como excusa



Suele ser la primera causa de muerte violenta en España, sin embargo, no es habitual que los medios de comunicación informen de este tipo de sucesos, pretenden prevenir el posible “efecto contagio”.
Estos días, los suicidios han pasado de ser silenciados a estar en primera línea de actualidad, asociados a los desahucios. ¿Qué está ocurriendo? Ocurre que los grandes grupos de comunicación sirven a sus propietarios: los bancos.
Las calles son un polvorín. El problema de la vivienda se ha salido de madre y la sociedad española, merced a la crisis del capitalismo y las particularidades que nos afectan, ha descubierto que Matrix ya no existe y la realidad es una tragedia que hay que vivir.
La fuerza social, que tan bien han sabido canalizar Plataforma de Afectados por las Hipotecas, Stop Desahucios y otros movimientos aledaños, defiende causas justas y ni los políticos ni los lobbies de poder han encontrado una forma de neutralizarla. La clase trabajadora secunda masivamente sus actividades y se ha forjado un poder popular combativo, muy activo y con enorme respaldo social. Esto supone una amenaza para las castas superiores y más cuando las plataformas ciudadanas les señalan abiertamente con el dedo como el enemigo al que hay que vencer.
Por esa razón, los poderes políticos y económicos quieren que la situación se suavice desmovilizando a los ciudadanos al hacer unas concesiones que son un mal menor para sus intereses. Así que los medios de comunicación recurren a los suicidios y unos pocos días después el PP y el PSOE se reúnen para encontrar una solución. Después de tanta presión al Gobierno, cualquier concesión parecería más una capitulación del poder, sería tanto como reconocer que la lucha obrera consigue sus fines y el pueblo se envalentonaría en vez de seguir dócil y desesperanzado.
Hacía falta una excusa para hacer algo sin que pareciera que se legitimaba la justicia que pide el pueblo a gritos. Los casos que conocemos no son los únicos que han sucedido, hace tiempo que la gente muere a causa de un sistema genocida. Pero ahora, el sistema está fuera de control. Unas organizaciones independientes, fuertes, que no se mueven por dinero sino por solidaridad y cuentan con millones de adeptos, asustan a los poderosos, que aún se empecinan en mantener la estructura del estado capitalista.
La lucha es justa. La victoria es posible. Bien organizados y juntos, podemos conseguir cualquier cosa.

Comentarios

Toy folloso ha dicho que…
Han prohibido a los periodistas airear los muchos suicidios que se producen, principalmente entre gente joven (le ha dicho "basta" su pareja, jamás se lo dijo nadie....), por lo del efecto contagio.
Han tapiado el acceso a lo alto del pantano, de los acantilados, al tejado del hospital....