18 de octubre de 2012

¿Qué esperábamos?

En tiempos de las vacas gordas se hicieron montañas de dinero gracias a la especulación y el ladrillo. No importaba que el gobernante de turno fuera Aznar y su ideología facha y neoliberal. Es más, desde el Gobierno nos convencieron de las bondades de la inmigración (se iba a repoblar España, la Seguridad Social tendrían más afiliados que asegurarían nuestras pensiones, la sociedad se enriquecería con las aportaciones de las diferentes culturas…). Así que se facilitó la entrada de mano de obra inmigrante y cuasi gratuita para construir los pisos. Pero cuando la burbuja nos ha estallado en los morros, llega el paro y la gran crisis, ahora esa mano de obra barata y sus familias nos molestan, estorban, y es precisamente cuando el Gobierno popular dice que para ahorrar en Sanidad y con la excusa de asegurar la cobertura sanitaria de los españoles, quien no tenga papeles no podrá recibir cuidados médicos. Es decir, que fieles a su ideología reaccionaria, tenemos personas de primera y de segunda clase.
Llevamos cinco años de crisis y lo demencial e incomprensible es que la clase trabajadora haya elegido a los neoliberales del PP para solucionar el problema de España. Esta decisión del electorado ha sido como poner al zorro de derechas a cuidar a gallinas trabajadoras, autónomas, jubiladas, paradas, inmigrantes. ¿Qué esperaban las incautas gallinas indefensas, que iba a quedar alguno de sus derechos sociales y laborales intacto? Quizá esperaban que un gobierno neoliberal no aprovecharía la crisis para suprimir el Estado de Bienestar que teníamos.
¿Hay algo más absurdo e incongruente que un obrero de derechas?

1 comentario:

Toy folloso dijo...

Bueno, habiendo inmigrantes que, ni me atrevería a decir que se llame trabajo lo que han hecho, pero si han captado toda clase de subsidios y ayudas, -que en eso son especialistas-, y viendo a la izquierda como les ha mimado, uno, que es egoísta, que lleva cuarenta años cotizados y que se huele la birria de pansión que le van a dejar, ¿a quién iba a votar?.