14 de septiembre de 2012

The Kodak girl

The Kodak girl (La chica Kodak) nació en el Chicago World’s Fair en 1893 y enseguida se convirtió en un factor importante para el desarrollo de la famosa compañía norteamericana Eastman Kodak, que en 1888 puso a la venta la primera cámara fotográfica popular, revolucionaria por su concepción simple y facilidad de manejo.
Gracias a la chica Kodak, la marca intentaba demostrar que el uso de sus cámaras era algo tan sencillo que incluso una mujer podía realizar fotografías. A lo largo del tiempo, la imagen de la chica Kodak fue cambiando de símbolos y de soportes: carteles, anuncios de revistas, cubiertas de catálogos de la compañía… La mujer joven con la cámara Kodak en las manos derrochaba buen gusto, elegancia y encanto. Su aspecto evolucionaba poco a poco hacia una mujer más moderna y dinámica, siempre joven, refinada y con una vida activa. La escenografía también se adaptaba a la época: automóviles; deportes, mayoritariamente el esquí; aeródromos y máquinas voladoras… A veces la acompañaba un hombre de aspecto muy viril, uniformado en los periodos de las guerras mundiales, padre de familia en otras ocasiones; y unos niños, guapos, alegres, simpáticos, con cara de listos y, cómo no, muy fotogénicos.
Pero los años pasan para todos, y la joven e intrépida fotógrafa, espejo de generaciones de mujeres, ha envejecido de repente y la fotografía digital la ha jubilado. Aunque aún mantiene una abultada corte de admiradores que coleccionan su imagen anunciando cada nuevo modelo de cámara Kodak que aparecía en el mercado.