Muertos

 
Lo malo de algunos muertos es que no hay forma de matarlos, sobre todo cuando no nos dejan vivir en paz. Quien no pudo librarse de una tiránica tutela paterna no puede prescindir de su opresivo cadáver, hasta el extremo de verse forzado a encarnarlo. Y no es difícil suplantar la personalidad de quien te ha robado la tuya. En realidad, uno y otro están apartados de la vida. El que no deja vivir en paz a los que están muertos en vida y el que sigue vivo en la muerte.

Comentarios

Toy folloso ha dicho que…
Mira sino los puntos que tienen los hijos de maltratador, para seguir sus pasos....