14 de agosto de 2012

Nos dicen y nos mienten

Los economistas, los empresarios y los políticos conservadores nos dicen que la elevación del salario mínimo es nefasta para la contratación y proponen incluso su eliminación. Pero una de las medidas más positivas que tomó el presidente norteamericano Franklin Roosevelt para salir de la Gran Depresión fue aumentar el poder de los sindicatos para que crecieran los salarios y subir así el salario mínimo de los trabajadores. De esta manera se logró un impacto muy positivo en la economía de Estados Unidos, aumentó la capacidad adquisitiva de la mayoría de la población empleada, ayudó a que se recuperase la demanda y sirvió de estímulo para el aumento de la producción y del empleo.