Clases

Sócrates se planteó engañar a los atenienses con una falacia: ¿Sería posible convencer a un pueblo de que los dioses habían creado tres clases sociales distintas a las que se pertenecía por nacimiento? La primera clase y más importante sería la de los gobernantes, que habrían sido fabricados con oro. La segunda clase sería la de los administrativos, fabricados con plata. Para la tercera clase se habría empleado el hierro, con este material estarían hechos los agricultores, los soldados y los campesinos. Estos argumentos proporcionarían la estabilidad a Atenas. Cada persona ocuparía en la sociedad el lugar que le corresponde por nacimiento.

Sócrates no llegó a conocer a los españoles actuales. Si nos viera, llegaría a la conclusión de que hemos puesto en práctica su falacia, aunque con ligeras variaciones. En España existen tres clases sociales: los políticos, que están hechos de barro; los banqueros, que se han construido con basura y los ciudadanos, hechos con el humo de las ilusiones.


*Caricatura: Morales de los Ríos

Comentarios

Emig ha dicho que…
Clases... en ellas pensaba hace poco tiempo, y reflexionaba convencido de que más que nunca se estan manifestando extremos más evidentes cada día. Creo que la propia identidad va muy unida a la dignidad. Para mí, la dignidad la describen muy bien muchos antiguos pensadores, filósofos y personas simplemente sencillas... creo que las clases también surgen porque nos dejamos llevar por las apariencias que nos ofrece la sociedad que nosotros mismos hemos creado. Mientras el "circo" siga funcionando no miraremos con la debida atención lo que verdaderamente ocurre, y quizás por eso no damos importancia a los cambios que se suceden porque no queremos participar en ellos debidamente.

Un saludo cordial