Aborto, volvemos atrás



Las anomalías graves en la formación del feto provocan cientos de abortos en España cada año. De hacerse efectiva la prohibición del IVE (Interrupción Voluntaria del Embarazo) por esta causa, tal y como planea el ministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón, todas las mujeres que ahora reciben esta asistencia en su ciudad o dentro de su Comunidad Autónoma, tendrían que desplazarse a otro país para interrumpir su embarazo, tal y como ocurría décadas atrás.
Las malformaciones son muchas y de muy diversa índole. En algunos casos la criatura tiene una esperanza de vida de horas; en otros, jamás alcanzará un desarrollo neuronal o motriz que le permita vivir con una mínima independencia, quizás uno de los “mejores” casos sea el síndrome de Down.
Debe ser la madre, y no el estado, quien decida en esta cuestión. Máxime si tenemos presente los recortes que el gobierno del PP ha practicado en las ayudas a los dependientes y que todavía no ha presentado los tijeretazos que está perpetrando con la reforma de la Ley de Dependencia.
Vivimos un tiempo de reducción de derechos de las mujeres, de deterioro económico, con supresión de guarderías y de becas de comedor para los niños, con tasas alarmantes de desempleo femenino. Ahora a las mujeres españolas que no tengan recursos para abortar en el extranjero se las condenada, además, a tener unos hijos que ni desean ni pueden mantener.

Comentarios

Toy folloso ha dicho que…
Ya ves, el individuo éste que era el progre de los populares....