29 de mayo de 2012

Información libre

A estas alturas todos hemos caído en la cuenta de que la información es un producto prefabricado que se pergeña por los grupos de comunicación y agencias de noticias al servicio de diversos intereses: políticos, económicos, empresariales… Esta información es mero espectáculo, humo ideológico que solo ofrece la versión oficial de unos hechos manipulados a conveniencia.

Pero existen alternativas, medios de contrainformación que ayudan a difundir otras realidades. Estos medios demuestran la capacidad que tiene la sociedad para comunicarse, para intercambiar datos, imágenes, para movilizarse. Podríamos escribir nuestra propia historia recuperando la soberanía sobre los medios de comunicación, somos millones de seres inteligentes capaces de lo imposible. En lugar de una masa aborregada, podríamos ser una multitud inteligente que piensa por sí misma, aunque para eso, antes, deberíamos recuperar nuestra capacidad reflexiva.