Gánese mi confianza, señor Presidente

El pasado 20 de noviembre, parte de los españoles eligió al PP para que realizara los cambios necesarios y sacase al país del fondo del agujero en el que estaba sumido. Han pasado cuatro meses desde que Mariano Rajoy fue designado presidente del Gobierno y existen motivos sobrados para que la sociedad se pregunte si fue un acierto cambiar al partido que gobernaba por uno que no se sabe muy bien lo que hace o si debe mantener la esperanza, ya que se requiere más tiempo para ver los resultados de la gestión popular. De momento, la estrategia del silencio mina la confianza de la gente.

Por eso, señor presidente, yo le pido:

Dígame la verdad, y dígamela usted, sin intermediarios. Necesito escucharle decir qué planes tiene para España.

Sea congruente y haga lo que dice. Todos sabíamos que el camino que nos esperaba no era fácil, que tendría que aplicar medidas severas para salir de la crisis, pero no cambie de parecer cada cinco minutos porque me desconcierta.

Haga lo que considere correcto, con independencia de lo que otros le marquen, y defienda su postura con firmeza. No se someta a unos y a otros porque pierde mi confianza por momentos.

No dudo que habrá sabido rodearse de un buen equipo, que a su lado trabajarán expertos en los diferentes campos, que tendrá asesores que le dirán cuáles son los mensajes que sintonizan con la mayoría o con el grupo social que interese encada momento y podrá plantearnos propuestas maravillosas. Pero, señor Rajoy, los españoles estamos hartos de palabras y hambrientos de acciones positivas que den buenos resultados. Estamos en sus manos, dependemos de lo bien o lo mal que sepa gestionar esta situación para seguir adelante.

Presidente, le veo inseguro, titubeante, con miedo. Para que yo confíe en usted, tendrá que empezar por creer en sí mismo.



Comentarios