Alternativa al capitalismo global

Ahora que el capitalismo global da sus últimas bocanadas antes de renovarse o de morir para siempre, ya que su nueva ofensiva por privatizar y mercantilizar masivamente los bienes comunes no convence a muchos, la economía verde empieza a ganar adeptos.

La economía verde, que pese a lo que pueda dar a entender su nombre no tiene nada de “alternativa”, solo busca aumentar las bases para explotar y hacer negocio con la naturaleza. En este contexto de crisis económica, una de las estrategias del capital es privatizar los ecosistemas y convertirlos en mercancía. La crisis ecológica, climática y alimentaria que vive medio planeta se solucionará con las nuevas tecnologías: nanotecnología, agrocombustibles, geoingeniería, transgénicos…, que frenarán el calentamiento global y la hambruna. Esto es lo que nos dicen. En realidad, estas tecnologías agravarán la crisis. Sus promotores son precisamente los que nos han llevado al borde del precipicio. Se trata de grandes empresas multinacionales que cuentan con el apoyo activo de gobiernos e instituciones. Son las empresas que monopolizan ahora el mercado de la energía: Exxon, BP, Chevron, Shell, Total. El mercado de la agroindustria: Uniliver, Cargill, DuPont, Monsanto, Bunge, Proter&Gamble. El de la química: Dow, DuPOnt, BASF. Estas empresas son las impulsan la economía verde y su objetivo es el de procesar cualquier tipo de biomasa, natural o cultivada, y convertirla en combustible, forraje, plástico o cualquier otra materia industrial de la que sacar ganancias.

En la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro, celebrada en 1992, y posteriormente en el Protocolo de Kioto, las multinacionales ya dieron muestras de un lavado de imagen verde para disimular y ocultar el impacto medioambiental que tienen sus prácticas y así eludir responsabilidades.

La economía verde no es tan bonita como la pintan. Pretende transformar la naturaleza en mercancía de compra y venta, controlar los recursos naturales y hacer negocio. Se trata, pues, de otra forma de mantener la usura y la avaricia.

Comentarios