26 de marzo de 2012

Lavando conciencias

“Coca Cola invierte en I+D para reducir el impacto medioambiental de sus envases”. Este mensaje puede leerse en el reverso de las etiquetas de algunas botellas de Coca Cola. Se trata de una campaña informativa que tranquiliza al consumidor, la multinacional emplea parte de sus beneficios en minimizar el impacto medioambiental que provoca elaborando sus refrescos, y eso reconforta a los más concienciados y hace sospechar a los que ya no comulgamos con ruedas de molino.

La nueva cara del capitalismo se presenta con una pátina de bondad. Starbucks sirve café proveniente del comercio justo. Los ayuntamientos promueven el reciclaje doméstico. Existen pulseras que derrocan tiranos y botellas con autolimpiado. Consumismo responsable, se llamará desde ahora. Compraremos productos con indulgencias: por un lado devastamos el planeta, por el otro, ayudamos a mejorarlo. No sé si lograremos equilibrar la balanza y neutralizar tanto desmán cometido en nombre del dios consumo, pero al menos habremos hecho todo lo estaba en nuestra mano. O no.



2 comentarios:

Eva dijo...

Por supuesto que no hacemos todo lo que está en nuestra mano. Unas veces porque resulta caro para nuestro bolsillo, otras porque no hay concienciación y las menos por desconocimiento. ¿Quién no sabe hoy en día del tema ecológico? Incluso los he oido decir que no reciclan la basura de su casa porque han "oido por ahí" que cuando llega al sitio la mezclan toda otra vez... ¿y se lo cree él solito? Ni lavandonos la conciencia con lejia nos quedará limpia. Ya todos sabemos demasiado en medioambiente.

Vicent Maganer Ripoll dijo...

A mi me parece más curioso la supuesta "Alta calidad" del McDonalds, los pollos no adulterados del Kentucky, entre otros.

Que algunos incluso dicen que un tanto por ciento va a un ONG...

¿Qué tanto por ciento?