7 de marzo de 2012

Eutanasia

"Señor candidato, ¿debemos ponerle en esta postura para hacer que cambie la suya sobre la eutanasia?", dice el mensaje de la Asociación para el Derecho a Morir Dignamente (ADMD), autora de esta movilización, que también incluye a la presidenta del ultraderechista Frente Nacional (FN), Marine Le Pen, y al líder centrista, François Bayrou, contrarios también a la legalización de esta práctica.

El director general de la ADMD, Philippe Lohéac, explicó que antes de lanzar la campaña preguntaron sobre el tema a los principales candidatos a los comicios presidenciales en Francia, de abril y mayo próximos, y el único que defendió la legalización de la eutanasia fue el socialista, François Hollande.

La organización busca con estos carteles que a una persona moribunda se le conceda "la libertad de elegir si quiere continuar hasta el final con su enfermedad, si accede a los cuidados paliativos, o si desea que se le ayude a morir", como ya sucede, según Lohéac, en países como Bélgica o Luxemburgo.

Todos estamos abocados a vivir más tarde o más temprano el proceso de nuestra propia muerte y resulta paradójico que aliviemos el sufrimiento de nuestra mascota cuando sufre una enfermedad terminal, que nos mostremos compasivos con el sufrimiento de un animal, y, sin embargo, nos cueste tanto abreviar el trance doloroso por el que han de pasar muchas personas antes de morir.

Los Gobiernos tocan pon pinzas el tema de la eutanasia. La vida humana vale más que la de un animal, puede rebatirme alguien. Pero es una hipocresía defender a ultranza una vida que ya no es vida y que condenemos a morir a millones de personas que tendrían opciones de vivir dignamente si este cochino mundo no estuviera plagado de guerras, hambrunas e injusticias de toda índole.