Otro día negro

Manuel Fraga jugó un destacado papel en la transición de España a la democracia, contribuyendo de forma decisiva a la concordia y la reconciliación entre los españoles. Un deber de gratitud nos obliga a mostrar nuestro reconocimiento a cuantos hicieron posible el marco de convivencia democrática del que hoy disfrutamos. Jesús Posada, presidente del Congreso.




Ayer, en el Congreso de los Diputados, se rindió un homenaje a Manuel Fraga (jefe de propaganda del Caudillo - padre de la Constitución española) en el que se ensalzaba su relevante papel en la transición a la democracia y quedaba excluida cualquier mención a su trayectoria durante la dictadura franquista. Los diputados del PP aplaudieron unánimemente entusiasmados. Los diputados socialistas estuvieron divididos, unos aplaudían y otros no. Los diputados de CiU se abstuvieron de cualquier gesto. El PNV, IU, ICV, CHA, Amaiur, PNV, ERC y BNG abandonaron sus escaños y salieron del hemiciclo.

Mientras tanto, en el Tribunal Supremo, las víctimas del franquismo declaraban en la causa contra el juez Garzón quejosas del abandono que han padecido durante décadas. Cuentan historias desgarradoras de sus familiares desaparecidos y solo piden poder enterrar a los muertos como se merecen.

Y en el Senado, la vicepresidenta del Gobierno, afirmaba que el Ejecutivo no transformará el Valle de los Caídos en un gran centro de la memoria y tampoco se exhumarán los restos de Franco para llevarlos al lugar que designe su familia, como recomienda la comisión de expertos, hasta que haya consenso en la materia y el consenso será difícil, avisó. Es decir, que para rato tenemos mausoleo.

Comentarios