La CEOE dispara con bala

Los parados somos la diana de todas las balas que dispara la CEOE. Ahora su presidente, Juan Rosell, nos ataca al afirmar en una entrevista concedida a Expansión que los desempleados encuentran trabajo "milagrosamente" cuando falta un mes o dos para agotar su prestación y destaca que durante los meses anteriores, los parados se dedican a consumir sus prestaciones, lo que genera un gasto de unos 30.000 millones de euros. Encima tiene el morro de sugerir que debería considerarse a los desempleados como “trabajadores del Estado”, de forma que “a la mínima que puedan conseguir un empleo lo acepten, les guste o no”, en lugar de tener una “actitud complaciente”.

¿Nos llama parásitos a los parados y aboga por una amnistía fiscal para recuperar el dinero negro? ¿Hace falta que alguien le recuerde al señor Rosell que la prestación por desempleo no es un regalo ni una dádiva, como los privilegios de algunos, sino una pequeña parte de los impuestos que el desempleado pagó mientras estuvo en activo? ¿No sería preferible que en vez estigmatizar a los parados, se ocupara usted de esa caterva de empresarios que incumplen todas las normas éticas y morales, que explotan a sus trabajadores, que no saben dirigir sus negocios? ¿Conoce estos datos? Las grandes fortunas y las grandes empresas evadieron a Hacienda 42.711.000 euros en 2010, un 71% del total del fraude en España. Según la última EPA, el número de parados asciende a 5.273.600. Según los Servicios Públicos de Empleo Estatal, el número de parados que reciben algún tipo de protección por desempleo es de 2.927.098, esto significa que hay 2.346.502 parados que no perciben nada. De los que perciben algo, solo cobran la prestación contributiva un total de 1.389.973. El resto, lo único que percibe son 426 euros/mes.

El problema de España no es que no haya trabajo, sino que los desempleados no quieren trabajar hasta agotar la prestación por desempleo. ¿No deberíamos emprender acciones contra la CEOE por sus continuos ataques?

Comentarios