Compartir archivos. Compartir cultura



En 1980 la industria discográfica británica realizó una campaña antipiratería con el slogan “Home Taping Is Killing Music“. 30 años más tarde la música está más viva que nunca y lo que está muriendo es la industria, que reclama el ‘lucro cesante’ de un negocio de intermediación descaradamente obsoleto. Hay que meterse en la cabeza: Compartir no es delito. Descargar no es delito. Copiar no es robar. La industria quiere meterte miedo. ¿Cómo podemos ejercer nuestros derechos? Comparte, descarga y copia la siguiente lista de recursos culturales.

Esta lista es una respuesta natural al recorte de derechos de la nueva ley SINDE, futura SOPA y similares y a la falta de ofertas justas de contenidos culturales accesibles; a una necesaria purga de intermediarios, comisionistas y parásitos del negocio anticuado que no han sabido adaptarse a las nuevas tecnologías para mantener su nicho, y que impiden un consumo responsable sin sentirse estafado y una justa contraprestación al que verdaderamente se lo merece; el autor de las obras.

El ‘todo gratis’ sigue siendo la falacia de los que quieren controlar la industria y criminalizar siempre a los consumidores. El acceso libre y responsable a contenidos gratuitos es solo el camino espontáneo para promocionar los mismos y, más tarde, poder premiar responsablemente a sus autores comprando, regalando o recomendando sus trabajos. Durante años se ha estado pagando siempre a ciegas. Ahora hay mecanismos legítimos para hacerlo de una manera más natural y coherente. Nadie en su sano juicio puede defender la sostenibilidad de la cultura con gratuidad de los contenidos, pero el derecho del autor a vivir de su obra es tan importante como el acceso universal a la misma.


*Fuente: Kurioso

Comentarios