25 de diciembre de 2011

Oh laica Navidad


Saturnalia, festividad romana que tenía lugar del 19 al 25 de diciembre en honor a Saturno: dios de la agricultura, en ella se permitían todo tipo de excesos, había grandes banquetes, mucho vino, los esclavos vivían por un día como si fueran amos y la gente se hacía regalos ¿Le suena?

En el año 350 se encontraba a la cabeza de la Iglesia el papa Julio I, el pontífice eligió el 25 de diciembre para conmemorar el nacimiento de Jesús. Se ignora la fecha en que nació el hijo de dios, pero si se escogió ésta fue porque ya gozaba de un gran arraigo, pues se celebraba el solsticio de invierno, una fiesta pagana que conmemoraba la victoria del sol sobre las tinieblas, ya que el tiempo de luz se alarga. La festividad se instaura oficialmente cuando el cristianismo se convierte en la religión oficial del Imperio Romano, con el emperador Constantino, en el siglo IV.

Han transcurrido 18 siglos y cada vez son más las personas que abogan por desligar el 25 de diciembre de la religión. El mercantilismo congrega a las personas alrededor de comidas pantagruélicas, regalos innecesarios y luces de colores. Las asociaciones laicas proponen otro tipo de celebraciones, sin belenes y villancicos, sin hipocresía y sin consumismo.