Cuando las barbas de tu vecino veas pelar...


La ministra italiana de Trabajo, Elsa Fornero, no ha podido evitar las lágrimas al anunciar los durísimos recortes que el Gobierno tendrá que llevar a cabo para salir de la crisis. La emoción le ha impedido continuar su discurso al referirse a los “sacrificios” que afectarán al sistema de pensiones. Una reforma que está incluida en el plan de ajuste aprobado este domingo y que supondrá un recorte de 24.000 millones de euros.

“La premisa es que la pensión no puede no estar basada en el trabajo. Hemos revisado todo el sistema pensionístico para atenuar y eliminar privilegios, pero sobre todo queríamos incluir para todos una fórmula uniforme para el cálculo, es decir, el método contributivo”, afirmó. Esto quiere decir que si un trabajador decide jubilarse antes, la pensión será algo más baja. Eso sí, el trabajador tendrá que decidir si se jubila en el período que va de los 62 a los 70 años. Aunque en 2010 la edad mínima para jubilarse, tanto hombres como mujeres, será de 66 años.

El plan de recortes aprobado por el Gobierno de Mario Monti también incluye aumento del Impuesto sobre la Renta para las Personas Físicas de tres puntos para quienes tengan ingresos anuales superiores a los 75 mil euros, con lo que quedará en el 46 por ciento. Subirá el IVA, se restablece un impuesto sobre la casa y el aumento de 40 a 42 años cotizados, para los hombres, y de 41 para las mujeres, como tiempo necesario para poder acceder al cobro de la pensión.

Aquí, en España, Rajoy prometió que no subiría los impuestos, no rebajaría las pensiones y no tocaría el sueldo a los funcionarios, pero mucho me temo que también nos tocará llorar.

Comentarios