¿Clemencia?

Se llama Gulnaz y tiene 21 años de edad. Hace dos años, esta mujer afgana fue encarcelada por adulterio tras haber sido violada por el marido de su prima. Fruto de esta violación, ocurrida en 2009, es su hija, que nació en la cárcel, pues ella fue condenada a doce años de prisión por haber cometido adulterio. Su embarazo provocó que el caso se hiciera público y saliera a la luz la penosa realidad. Diez años después de la caída del régimen de los talibán, los derechos de las mujeres en Afganistán no han mejorado apenas.

Una apelación ha conseguido que la condena de Gulnaz se haya reducido a tres años. Aunque luego el tribunal decidió que quedaría libre si aceptaba casarse con el hombre que la violó, algo a lo que ella ha accedido. Él ya está casado, pero la ley afgana le permite tener una segunda mujer.

Comentarios