El pequeño Bastien

Bastien, un niño de tres años, ha muerto en Francia porque su padre, como castigo por haberse portado mal en la guardería, lo metió en la lavadora y accionó un programa de lavado en frío.

Christophe Champenois, padre de la criatura, alegó que el pequeño se cayó por las escaleras, pero fue detenido el pasado domingo acusado de asesinato. También la madre ha sido detenida por no impedir el crimen.

Algunos vecinos que vieron el cadáver del pequeño Bastien comentaban que era “como un muñeco roto” y estaba helado. Al parecer estos abusos no eran los primeros que se cometían en la familia, es posible que Bastien pasase horas encerrado en un armario.


*Noticia recogida por el diario The Telegraph

Comentarios