Un insulto a los desempleados

Te insultan a ti, desempleado. Nos insultan a todos.

María Dolores Amorós, ex directora general de Caja Mediterráneo (CAM), se había autoadjudicado mientras estuvo en su cargo un salario de 593.040 euros. El 28 de septiembre fue cesada por los nuevos administradores nombrados por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) para CAM, bajo la acusación de "buscar el beneficio propio, falsear las cuentas y realizar una gestión deficiente" mientras ocupó el cargo de directora general de la entidad. No contenta con la insignificante indemnización de 369.497 euros anuales vitalicios que ha percibido por su despido, solicita del Servicio Valenciano de Formación y Empleo (SERVEF) la prestación por desempleo. Ahora, además, cobrará 1.400 euros mensuales como parada.

La desvergüenza y la avaricia de los banqueros no conoce límite.

Comentarios