Más morro que un oso hormiguero

El Congreso ha sacado a concurso su servicio de telecomunicaciones para todo el año 2012. Este servicio está actualmente en manos de Telefónica. La oferta es de 1,07 millones de euros por 600 teléfonos móviles, 400 de ellos serán “smartphone con la tecnología más moderna, tipo iPhone o similar”. Los concursantes deberán ofrecer una tarifa plana para móviles de un máximo de 600 líneas, aunque se divide en tres categorías: básica, que permite realizar llamadas nacionales, básica más datos, que añade llamadas internacionales y acceso a datos, y tarifa VIP, "sin restricciones". La operadora adjudicataria también tendrá que instalar 350 líneas ADSL en los domicilios particulares de los diputados. El pliego de condiciones deja claro que serán líneas de copago, donde el Congreso solo pagará el servicio ADSL y luego cada diputado abonará el gasto de la línea telefónica que lleva el ADSL de los domicilios. En la legislatura recién terminada, los diputados han contado con un ordenador portátil, un teléfono móvil de última generación (iPhone o Blackberry) y una línea ADSL en sus domicilios, además del ordenador de sobremesa de su despacho en la Cámara baja y otro en su escaño del hemiciclo. Sus señorías podrán conservar gratis los móviles que puso a su disposición el Congreso y el módem para conectarse a Internet que se les entregó para sus domicilios.

¿Con qué jeta pueden exigirnos los políticos más sacrificios a los ciudadanos para ajustar las cuentas públicas? Este gasto representa una minucia y prescindir de él no solventará la crisis. Pero no es de recibo que se recorte en educación, en sanidad, en ayudas sociales, en bibliotecas… y no falte dinero para que sus señorías utilicen tecnología puntera.

Comentarios