Westminster

Según una nueva biografía sobre Gabrielle Bonheur Chanel, publicada recientemente, la famosa diseñadora francesa que revolucionó el mundo de la moda, colaboró como espía para los nazis bajo el alias Westminster.

“Chanel era más que una simple simpatizante y colaboradora de los nazis. Era una agente numerada de los nazis que trabajaba para la Abwehr, la agencia de información militar alemana”, asegura la editorial Knopf en un comunicado con motivo de la salida al mercado norteamericano del libro sobre la diseñadora.

Durmiendo con el enemigo: La guerra secreta de Coco Chanel, escrita por el periodista estadounidense Hal Vaughan, ofrece detalles de la conexión de la modista francesa con los nazis, y destaca su supuesto número de agente para la Abwehr, el F-7124, así como su alias: Westminster. Vaughan, que estuvo en las filas del ejército norteamericano durante la Segunda Guerra Mundial, revela “por primera vez documentos que detallan las extensas actividades de Chanel durante la guerra”, documentadas en archivos del Reino Unido, Alemania, Francia y Estados Unidos. Según las investigaciones, la diseñadora francesa realizó estas misiones durante la Segunda Guerra Mundial y al lado de su amante, el oficial Hans Gunter von Dinklage, algunas de ellas fueron encargadas por el general de les SS Walter Schellenberg, mano derecha del comandante en jefe de este cuerpo, Heinrich Luitpold Himmler.

Además, el libro explica cómo Coco Chanel usó su posición para recibir a cambio ciertos favores: la liberación de un sobrino cautivo en un campo de internamiento militar y tomar el control de su marca de perfumes, en manos de socios judíos, que tuvieron que exiliarse a Estados Unidos durante la guerra. Y por qué consiguió evitar su ejecución cuando fue detenida en París, ciudad a la que regresó nueve años después de haberse exiliado en Suiza para limpiar su reputación.

Comentarios