Lo que nos falta: unas elecciones

Por si teníamos pocos padecimientos con sufrir la crisis económica, ahora se nos viene encima la campaña electoral previa a la convocatoria del 20 de noviembre. Aún no ha comenzado de forma oficial, pero el calvario ya está preparado. Rubalcaba muestra su mejor cara y con buenas palabras nos vende promesas falsas e ilusiones que no se cumplirán. Rajoy, con esa indefinición que le caracteriza y que, por otra parte, es habitual en un candidato electoral, hace malas y poco originales propuestas. Los dos coincidirán en lo de siempre, que la culpa es de los otros, que ellos son los únicos que lo harán bien si depositamos nuestra confianza y nuestro voto en su programa. También se producirán enfados, acusaciones, insultos entre políticos que provocarán la vergüenza ajena. Lo mismo de siempre, vaya.

Comentarios