La tuerca se pasa de rosca

Con la penúltima y enésima reforma laboral, el Gobierno suprime el tope de dos años para encadenar contratos precarios (Valeriano Gómez, Ministro de Trabajo e Inmigración, ha recordado que es una práctica legal y se ha comprometido a que si el PSOE vuelve a gobernar será derogada en su plazo y “si es posible sin esperar a los dos años”) y crea un nuevo contrato basura que permitirá emplear a jóvenes hasta los 30 años por menos del salario mínimo. Para justificar este sacrificio, el Gobierno alega que prefiere un contrato temporal a un parado más. Visto así… Aún habrá que darles las gracias.

Comentarios

Toy folloso ha dicho que…
¿Puedo aportar un comentario en forma de post, Maria?.
María Dubón ha dicho que…
Por supuesto. Gracias por la contribución.