Delinquir sale barato

Por una mera cuestión formal: la anulación de unas escuchas telefónicas, han absuelto en pocos días a los acusados en tres casos de tráfico de drogas. Una mujer detenida en Barajas con cuatro kilos de cocaína, cinco imputados en un comiso de 600 kilos de hachís y dos personas a las que pillaron cuando desembarcaban 3.200 kilos de hachís en una cala de la Costa Brava.


También cabe remarcar que 14 de los 19 imputados en el caso "Ballena Blanca", el mayor proceso judicial por blanqueo de dinero en España, han sido absueltos por la anulación de las intervenciones telefónicas. Algunos consideran que estas absoluciones son un triunfo del estado de derecho, pues demuestran que los derechos fundamentales que recoge el artículo 18.9 de la Constitución han quedado garantizados al ser protegido el secreto de las comunicaciones. Y desde el punto de vista legal, así es. Pero una cosa es absolver a un imputado por falta o insuficiencia de pruebas y otra que, habiéndose demostrado la comisión del delito, no se condene al culpable por una cuestión formal, porque parece que las garantías constitucionales favorezcan a los presuntos delincuentes y perjudiquen a las víctimas.


No estaría de más que se los legisladores revisaran y la policía aplicase mejor las escuchas telefónicas, a fin de evitar que algunos delincuentes se vayan de rositas.


Comentarios