La Dansa de la Mort


En la procesión de Semana Santa que se celebra cada año en Verges (Girona), destacan cinco figuras negras, son cinco personas disfrazadas de esqueleto que bailan sin cesar formando una cruz al compás de dos por cuatro que marca un timbal. Con cada nota, los esqueletos realizan un movimiento con el pie. Uno de ellos porta una gran dalla de segar en la mano, simboliza a la dalla que siega vidas humanas. Otro esqueleto lleva un reloj viejo en una mano y con la otra señala cualquier hora, indicando que la muerte llega cuando menos se la espera. Los otros dos esqueletos sostienen cada uno en su mano un cuenco con ceniza, para recordarnos la materia de la cual estamos hechos. El quinto esqueleto exhibe una bandera negra con una calavera pintada en el centro, en la que puede leerse la siguiente inscripción: Nemini parco, no perdono a nadie. Esta misma inscripción figura en la base de la dalla.



La macabra dansa de la mort, se remonta a la Edad Media y está asociada a las epidemias de peste que arrasaron Europa durante los siglos XIV y XVII. Probablemente sea una reminiscencia de los ritos ancestrales de culto a los difuntos y se trata de la única representación de danza de la muerte que existe hoy en día.

Comentarios