Límites

El Gobierno ha rebajado la velocidad en las autopistas y la medida resulta polémica porque obliga a nuevos hábitos y enlentece el transporte. Fernando Alonso, el corredor de Fórmula 1, comentaba que circular a 110 k/h por la autopista es para dormirse y los defensores de la medida, entre ellos asociaciones de víctimas de accidentes de tráfico, alegan que en Noruega, Estados Unidos o Reino Unido mantienen esta limitación. Habría que recordar que en Alemania no son tan restrictivos, claro que los alemanes denotan tener más sentido común que los españoles.

Ya sabemos que las autopistas son para llevar una velocidad alta, para eso se construyen. La cuestión es que en España si conduces a la velocidad reglamentaria, te adelantan hasta las tortugas, eso sí, después de haberte regalado una serenata de claxon. En nuestro país, ¿cuántas muertes se cobra al año el exceso de velocidad? Si algo ha mejorado en nuestra forma de conducir se lo debemos al endurecimiento de las sanciones, al aumento de radares y controles, a los límites impuestos. Qué triste. Solo entendemos la vara. Aunque, desde luego, no todos los conductores españoles son así.


Respecto a la medida, es muy probable que los accidentes disminuyan. Aunque la disposición se ha proclamado transitoria y responde al aumento del precio del petróleo. El anterior descenso de la velocidad llegó también como consecuencia de una crisis petrolera, la del 73, y se quedó. Por otro lado, el Gobierno dice que reducirá asimismo la limitación de alumbrado en nuestras vías, una medida de ahorro que provocará más accidentes. No entiendo nada.

Comentarios