Alerta nuclear


Viendo las dramáticas imágenes de Japón, que muestran una tragedia de dimensiones aterradoras, con la zona noreste del país arrasada por el terremoto y la parte costera inundada por un tsunami pavoroso, uno no puede evitar que nuestra insignificancia como seres humanos se haga más palmaria que nunca.


A este panorama de desgracia hay que sumar el problema nuclear, que muchos ya denominan el segundo Chernóbil. Nos habían dicho que la energía nuclear era la solución más idónea para nuestras necesidades energéticas y, en España, los partidarios de ella han ganado puntos en los últimos años con los argumentos convincentes de una electricidad cada día más cara y el agotamiento de un petróleo cuyo precio no deja de subir. Francia es un ejemplo de la apuesta por las centrales nucleares, con 59 plantas que abastecen al 80% del país y exportando a toda Europa. Sin embargo, lo ocurrido en Japón obliga a recapacitar sobre el asunto.


Construir una central nuclear supone una inversión carísima que empieza a amortizarse décadas después y conlleva un riesgo que no hay en absoluto que desdeñar. Por tanto, ¿es la energía nuclear una solución o un problema? Después de ver cuanto acontece en Japón, respondan ustedes mismos.

Comentarios