Cómo matar un bogavante de forma humanitaria


El bogavante es un crustáceo, su cuerpo tiene 10 patas, las dos delanteras con pinzas, y una cola. Las colas ofrecen la mayor parte de carne, pero sus pinzas tienen mejor aroma y sabor. El bogavante se divide en cuatro categorías, según su peso: jumbo, con más de 1,1 kg.; large, de 0,68 a 1,1 kg.; quarters, de 0,57-0,68 kg. y chicken, de 0,45 kg.

Los bogavantes pueden prepararse a la parrilla, asados o salteados. Solo presentan un inconveniente, los venden vivos y se tienen que matar en casa, por lo que hay quien siente algún reparo y pretende que el trance sea lo más humanitario posible para el animal. ¿Cómo matar un bogavante de forma humanitaria?

Método 1: Coloque el bogavante sobre la mesa, sitúe la punta del cuchillo de chef sobre su frente; entonces, con un movimiento rápido, clave la punta a través de su frente y debe bajar el cuchillo para que abra la cabeza del crustáceo en dos mitades longitudinales.

Método 2: Meta el bogavante en el congelador del frigorífico durante una hora.

Método 3: Introduzca el bogavante en una cazuela con agua hirviendo y manténgalo con la tapa cerrada durante 10 segundos.

Ignoro si éstas son o no formas humanitarias de matar un bogavante y me pregunto por qué no existe la misma preocupación por matar, por ejemplo, una ostra, que se come cruda. En todo caso, son las fórmulas que se proponen en el libro Creación culinaria, escrito por James L. Morgan.

Comentarios