Extrañeza

Cuando releemos textos nuestros que ya habíamos olvidado que existían, se produce un extraño fenómeno.
He hecho limpieza en mi estudio y ahí, entre los cajones atestados de papeles que he ido acumulando por si alguna vez les encuentro utilidad, estaba mi diario de adolescente. Mi vida entre los 14 y los 15 años se halla condensada en unas cuantas líneas escritas con una letra que ya no me parece mía y con una coherencia y madurez que me sorprende. Mi amor imposible, aquel compañero de clase que nunca llegó a saber que le amaba, las disputas con mis padres, mis sueños, mis proyectos, mis poemas... Porque yo, como casi todo el mundo, fui "poeta" a los 15 años.

Algunas frases me admiran por su contenido rotundo, sólido, certero, incluso bello. Soy yo y no soy yo. Cómo cambia nuestra perspectiva con los años. Cómo he cambiado yo.

Comentarios