Remedios contra la lujuria

La Iglesia católica consignó a la lujuria como pecado capital. En el texto medieval “Libro de los exemplos” se dan algunos consejos prácticos para combatirla, como revolcarse desnudo sobre una mata de ortigas o meter la mano en agua hirviendo. Yo, qué quieren que les diga, prefiero el método de Wilde y vencer la tentación cayendo en ella.

Comentarios