20M



El 20 de marzo de 2003, las tropas de la coalición iniciaron la invasión de Iraq. Bush, Blair, Aznar y todos los que en mayor o menor medida tuvieron la responsabilidad de adoptar esta decisión, ya no pueden mantener que la guerra se inició porque Saddam Hussein tuviera armas de destrucción masiva o porque Iraq fuera una amenaza para el mundo. Nos mintieron, y lo hicieron a sabiendas, porque los inspectores de la ONU dejaron claro que no existían las dichosas armas y porque los servicios de “inteligencia” corroboraban esta tesis. Pero la guerra es, sobre todo, un negocio. Y hoy las grandes corporaciones han visto enormemente incrementados sus ingresos gracias a esta guerra. No importan los miles de muertos, el caos que vive Iraq desde entonces, las consecuencias de una invasión inmoral… Lo que cuenta son los beneficios que reporta el sufrimiento de un pueblo, víctima inocente de unos personajes que viven sin cargos de conciencia, atentos a los réditos.

Con Iraq:
Por el reconocimiento internacional de la resistencia como legítimo representante del pueblo iraquí

Comentarios