Soñar...

Recuerdo cuánto me asombró el comentario que me hizo una profesora siendo niña: “Eres una soñadora”. No entendí qué quería decirme, a los siete años estaba convencida de que todos soñábamos, y me refiero, obviamente, a tener ideales, no a los sueños nocturnos.

Ha pasado el tiempo, muuucho tiempo, tanto como para empezar a sentirme mayor. Mi esperanza ha ido mermando a la par que iban cayendo las hojas del almanaque de mi vida, y hoy lo veo todo con menos romanticismo. Una cosa permanece intacta: aún sigo soñando con cambiar las cosas, con volverlas mejor. Aún me sorprende que exista gente cuya mayor ambición es que nada cambie en esencia, pues las cosas ya les parecen bien como están.

Comentarios

Indigo ha dicho que…
Enhorabuena, no ha pasado tanto tiempo entonces. Me alegro.
Saludos